Un sitio para todos...

Te damos más que salud...

Este espacio es para tí, encontrarás información general que contribuye a tu bienestar fisico y mental asi como datos de interés para tu familia y amigos. Por tu salud informate!

El origen del dolor de rodilla y cómo erradicarlo.

La rodilla es la articulación más grande y probablemente una de las más complejas del cuerpo. Es ya una de las causas más frecuentes de dolor en la población general de las sociedades desarrolladas, una molestia aparentemente asumida y tolerada, pese a la gran discapacidad que ocasiona.

Vivimos más, con trabajos más sedentarios y un buen porcentaje de las personas pasa de estar sentado muchas horas cada día, toda la semana, a seguir la buena tendencia de practicar deportes como correr o realizar actividades más complejas: esquí, tenis, paddle, triatlón…El problema: muchas veces se hace de forma ocasional, sin la preparación adecuada y con sobrepeso.

Por este motivo, las lesiones deportivas, son una de las causas más frecuentes de dolor en la rodilla; lesiones de meniscos, de ligamentos, tendinopatías…A las que se suman lesiones derivadas de accidentes de tráfico o laborales y también la artrosis, que puede aparecer a edades más tempranas por todas estas causas.

De hecho, la artrosis, una enfermedad degenerativa crónica, es la responsable actual del dolor y de la discapacidad funcional de más de siete millones de españoles. Una cifra que va en aumento. La patología se caracterizada por la degeneración del cartílago y del hueso adyacente, que puede causar dolor y rigidez de la articulación. Otras molestias son el derrame, la hinchazón o los fallos.

Se suma a esta dolencia crónica la conocida como condromalacia rotuliana que consiste en una degeneración del cartílago articular que recubre la rótula, en la zona interior donde se articula con el fémur. Cuando el cartílago hialino -un tejido supe especializado cuya función es la absorción de impactos y facilitar el deslizamiento de los huesos en sus extremos articulares- está dañado, fisurado o reblandecido, la rótula y el fémur no se deslizan suavemente entre sí y aumenta el desgaste y el roce entre ellas.

Representa entre el 10% y el 25% de todas las consultas a especialistas, en Traumatología y Fisioterapia, por problemas en la rodilla. Afecta a adultos jóvenes, algo más a las mujeres. Algunas condromalacias son de causa desconocida -idiopáticas- pero, en general, se considera que la causa principal son los traumatismos repetidos de baja intensidad.

Sin embargo, la lista de factores predisponentes es amplia e incluye alteraciones del alineamiento de la rodilla, como aumento del ángulo Q, el que forma el tendón del cuádriceps con el tendón rotuliano, rótula alta, desequilibrios musculares (atrofia del cuádriceps o, específicamente del vasto interno, de los isquiotibiales…), traumatismos repetidos de mediana o alta intensidad, displasias de la articulación que causan mala congruencia entre la rótula y el fémur, como subluxación o luxación de rótula, los traumatismos directos de alta intensidad o, más raramente, las enfermedades reumáticas o autoinmunes, como la artritis reumatoide, las enfermedades metabólicas, las infecciones o las secuelas de accidentes.

Otras lesiones menos frecuentes, también provocadas por sobreuso o alteraciones biomecánicas son las tendinopatías y bursitis. Las tendinopatías son una amenaza en la carrera de todo gran deportista. En ocasiones han llegado a suponer un antes y un después en sus brillantes trayectorias. La más común en la rodilla es la tendinopatía rotuliana “rodilla del saltador”, que afecta a deportistas aficionados o a deportistas de elite como Nadal. Otras son las de la pata de ganso, del tendón del cuádriceps o el famoso “síndrome del corredor” o síndrome de la cintilla iliotibial.

Razones habituales del dolor en la rodilla:

Práctica de deporte con demasiada intensidad. El sobreuso (giros bruscos, paradas…) puede conllevar a generar lesiones en la articulación.

Sobrepeso. Las rodillas sostienen nuestro cuerpo y un exceso de kilos perjudica su ’supervivencia’ y acaba generando molestias.

Elección errónea del calzado. La forma en la que los pies impactan sobre el suelo cuando hacemos ejercicio puede tener también repercusiones en la articulación. Debemos recurrir a la zapatilla deportiva adecuada y, sobre todo, a la que se ajuste de forma personalizada a la pisada de cada uno. Y, sobre todo, ‘no abusar de los tacones’.

Malos gestos cotidianos. Al levantar peso o mantener posturas erróneas. Cuando la rodilla duele, es por algo. Acuda a su médico para practicar una cuidadosa exploración física y radiológica. Afortunadamente, hoy en día existe un gran abanico de opciones terapéuticas eficaces contra el dolor de rodilla.

dolor-rodilla

Los medicamentos condroprotectores tienen la mayor evidencia científica en preservación a largo plazo del cartílago. Ésta aconseja tomar juntos condrotín sulfato y sulfato de glucosamina en dosis de 1.200 mg y 1.500 mg al día, respectivamente. Otros productos: colágeno, magnesio, hialurónico…pueden ser buenos, pero no tienen la evidencia que exige el método científico. Los condroprotectores se pueden tomar, con pequeños periodos de descanso, durante años.

Las infiltraciones de ácido hialurónico y plasma rico en factores de crecimiento mejoran la sensación de rigidez, crepitación, dolor y movilidad de los pacientes. Sin embargo, en el tratamiento de lesiones degenerativas de las articulaciones es donde el plasma rico en factores de crecimiento se ha mostrado más inconsistente, con mejorías poco duraderas. Una baza a favor de asegurarse la mayor eficacia de este tratamiento es realizarlo bajo la asistencia de técnicas de imagen, es decir bajo la guía del ecógrafo, sobre todo en las lesiones tendinosas de las estructuras que conforman la rodilla.

El Ortokine (suero autólogo condicionado). Es una terapia biológica, una evolución del PRFC desarrollado por Orthogen (Düsseldorf, Alemania). La diferencia principal es que la sangre que se obtiene del paciente se incuba durante 7-8 horas a temperatura corporal (37º) en unas jeringas especiales que contienen perlas de cristal. La sangre en contacto con estas perlas de cristal genera Factores de Crecimiento, pero también grandes cantidades de la proteína IL-1ra, que es el principal anti-inflamatorio natural de nuestro organismo. Esta combinación de factores de reparación y factores que bloquean la reacción inflamatoria y la degradación del cartílago hace que esté especialmente indicada condromalacia, artrosis dolorosas y con inflamación, tanto en articulaciones como en espalda, y tendinopatías. Innumerables estudios destacan sus beneficios en la reducción del dolor, mejoría de la movilidad y, sobre todo, sus resultados son más duraderos que con otras terapias, con mejorías que duran más de dos años.

Las verdaderas células madre, aspiradas de la grasa del abdomen de la paciente, o del hueso de la cresta iliaca y luego, multiplicadas, o no, en un banco de tejidos tienen pocas evidencias científicas, en series pequeñas. Los resultados preliminares son similares a otras infiltraciones, pero su precio puede ser 10 veces mayor por lo que, en el momento actual, no se pueden considerar una opción de tratamiento común o de primera elección.

Fuente: www.diariomedico.com

Un sitio para todos...
Hoy en nuestro boletín encuentra información de gran interés para ti https://t.co/xfQkCoY7uZ
Síguenos en Twitter
 

Registra tu e-mail y recibe semanalmente información actual en salud.
 

Nombre:
Email:
  Ver boletin
FUNDACION MÉDICA APOYARTE
Av. Cra 15 N° 124-29 Ofic C-03
Teléfono: (57+1) 358 9799 - E-mail: soportetecnico@fundapoyarte.org
Bogotá - Colombia