Un sitio para todos...

Si convives con la enfermedad...

¡Cuidado con el sol en época de “El Niño”!, consejos para prevenir el cáncer de piel.

El cáncer de piel es el más común entre todos los tipos de cáncer. Suele tener mayor incidencia en las pieles blancas que en las oscuras.

El melanoma es el tipo más grave de cáncer y se desarrolla en las células llamadas melanocitos que producen melanina (pigmento que da el color a la piel).

A pesar de no ser clara la causa exacta de todos los melanomas, se sabe que la exposición a los rayos ultravioletas (UV) y a la radiación proveniente de la luz solar o de las lámparas y camas de bronceado, aumenta el riesgo de enfermedad.

La exposición a ciertos productos químicos como el arsénico, la brea industrial, la hulla, la parafina y ciertos tipos de aceites, o las lesiones e inflamaciones graves o prolongadas de la piel, como pueden ser las quemaduras graves, pueden ser otras causas.

La cantidad de casos de melanoma ha aumentado drásticamente en los últimos 30 años, sobre todo entre las mujeres de edad media. Dicho aumento podría tener vinculación con el mayor uso de camas de bronceado durante los años 80, cuando muchas mujeres   que ahora tienen entre 40 y 50 años eran adolescentes.

Las personas de raza blanca con cabello rubio o pelirrojo y que tienen ojos azules o verdes, o de piel muy blanca, que se queman o se llenan de pecas con facilidad, están bajo mayor riesgo. Aproximadamente 10 % de todas las personas con melanoma tienen antecedentes familiares de esta enfermedad.

“Cuando el melanoma pasa desapercibido y se disemina, puede ser muy difícil de tratar; pero si se lo detecta pronto, generalmente es curable. Esa es la razón por la que es tan importante conocer la propia piel e informar al dermatólogo de inmediato sobre cualquier cambio”, recomienda Jerry Brewer, Dermatólogo de la Clínica de Mayo en Rochester, Minnesota.

Además del melanoma hay otros tipos de cáncer de piel, tales como el carcinoma baso-celular y el carcinoma de células escamosas. Estos tipos de cáncer tienden a lucir como manchas escamosas de color rosa o rojo en la piel, que no desaparecen por sí solas.

 Las señales de aviso principales son la aparición de una nueva masa, una mancha o protuberancia que esté creciendo (en el transcurso de unos meses o de uno a dos años), o bien una úlcera que no sane en un plazo de tres meses.

Según los datos de la Sociedad Americana contra El Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), la tasa de supervivencia es del 95 % en 10 años, si el melanoma se detecta en la primera fase, pero cae hasta un 43 % si la detección se da cuando el cáncer ya avanzó hasta la tercera fase.

Un portavoz

El famoso actor australiano Hugh Jackman, a quien le han extirpado de nuevo un cáncer de piel, hizo un llamado a utilizar protector solar y a realizarse chequeos habitualmente.

A la estrella de cine de 47 años ya se le retiró en 2013 un carcinoma de células basales, después que su mujer Deborra-Lee Furness le detectara una marca en la nariz.

Desde entonces, ha sido tratado en varias ocasiones. “Un ejemplo de lo que ocurre cuando no llevas protección solar”, tuiteó Jackman junto a una foto de él mismo con una cura en la nariz.

El carcinoma de células basales es el tipo más común de cáncer de piel y a menudo se desarrolla en las partes del cuerpo más expuestas al sol, como cara, cuello y hombros.

Jackman, conocido por su papel de Wolverine en las películas de la saga ‘X-Men’, creció en Australia, donde se registra una de las mayores incidencias de cáncer de piel del planeta.

En una entrevista con la revista ‘Who’, Jackman -que se animó a lanzar su propia marca de protector solar infantil factor 50- dijo que había padecido cuatro tipos de cáncer de piel (tres veces en la nariz y una cuarta en el hombro) en los últimos 18 meses. “La belleza de esto es que se puede prevenir”, confesó.

Prevención

Por ello, proteja su piel al máximo y, siempre que pueda, evite exponerse al sol en la mitad del día, cuando los rayos ultravioletas son más fuertes.

“Si sale al aire libre, sea cual sea la estación del año, aplíquese bastante protector solar y vuelva a aplicarlo con frecuencia. El factor de protección solar o FPS del protector solar debe ser de por lo menos 30”, recomienda el dermatólogo Jerry Brewer.

Las personas de piel clara y las que se queman con facilidad deben aplicar la loción antisolar con mayor frecuencia. Para que la protección sea eficaz, la crema debe aplicarse antes de la exposición al sol y en todas las áreas de la piel visibles. Muchas lociones antisolares pierden eficacia cuando la persona suda o nada y deben aplicarse de nuevo para que ofrezcan el máximo nivel de protección.

Los expertos insisten en que la crema debe aplicarse, aunque el día esté brumoso o el cielo esté cubierto de nubes ligeras, ya que la luz ultravioleta puede atravesarlas.

También es recomendable vestir con camisa y sombrero de ala ancha si se expondrá al sol. Por lo general, las telas de tejido apretado ofrecen también mejor protección.

Respecto a las gafas de sol, los expertos recomiendan utilizar aquellas que tienen un porcentaje de absorción de rayos ultravioleta de un 99 %, ya que permiten proteger de forma adecuada los ojos y el área de piel alrededor de los mismos.

Por otro lado, los especialistas recomiendan cubrir las zonas más sensibles que están expuestas a los rayos solares durante todo el año. El 85 % de los tumores malignos aparece en la cara, el escote y el cuero cabelludo. Enseñe a los niños a cuidarse.

¡Atención!, cuidado con los lunares.

Preste atención a la asimetría: la mitad del lunar tiene apariencia diferente a la otra.

Observe los bordes del lunar, si son irregulares, dentados o serrados.

Detalle el color:  Si el lunar tiene una parte diferente al resto, preste atención. Si un lunar muestra los colores rojo, blanco y azul, eso podría ser un cambio inquietante.

Es también importante observar el tamaño del lunar.  Si el diámetro del lunar sospechoso tiene aproximadamente el tamaño del borrador de un lápiz, hágalo revisar. De igual manera, revise un lunar si presenta algún cambio en su tamaño, forma, color o altura, y/o si se desarrollan síntomas tales como sangrado, comezón o sensibilidad.

Tratamientos: la extirpación es el tratamiento más común de este tipo de lesiones. En la Cirugía de Mohs se elimina la capa de la piel afectada por el cáncer y, posteriormente, el médico extrae el tejido que rodea la zona comparando ambos en el microscopio. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, puede ser necesario recurrir a radioterapia o quimioterapia.

Fuente: www.elpáis.com.co

Un sitio para todos...
Hoy en nuestro boletín encuentra información de gran interés para ti https://t.co/xfQkCoY7uZ
Síguenos en Twitter
 

Registra tu e-mail y recibe semanalmente información actual en salud.
 

Nombre:
Email:
  Ver boletin
FUNDACION MÉDICA APOYARTE
Av. Cra 15 N° 124-29 Ofic C-03
Teléfono: (57+1) 358 9799 - E-mail: soportetecnico@fundapoyarte.org
Bogotá - Colombia